'Recuperar' beneficios fiscales tras una inversión medioambiental

1 de abril de 2013

Las inversiones en la protección del medioambiente tienen premio

Por Tomás Andrés Costa, abogado de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira.

 

Nota: artículo publicado originalmente en El Mundo.

 

Con el objetivo de conseguir un medio ambiente industrial más sostenible, muchas empresas llevan a cabo inversiones necesarias para minimizar el impacto medioambiental que suponen la generación de residuos, vertidos y emisiones contaminantes derivadas de sus procesos productivos.

 

Las inversiones en la protección del medioambiente tienen premio. Por un lado, todos nos vemos beneficiados de estas inversiones, en la medida en que se obtenga una reducción o eliminación de residuos industriales, de emisiones atmosféricas, contaminación acústica, etc. Por otro lado, para las propias empresas que realicen estas inversiones puede generar ventajas, tales como la mejora del proceso productivo (mejor aprovechamiento de materia prima, reducción de costes, etc.) y poder acceder a beneficios fiscales que rebajen la factura fiscal.

 

Muchas empresas de diferentes sectores (cerámico, mueble, químico, etc.) realizan este tipo de inversiones en instalaciones destinadas, por ejemplo, a mejorar la depuración de aguas residuales, mejorar el tratamiento de residuos industriales, reducir la contaminación acústica y atmosférica, etc., y, sin embargo, siguen sin aplicar este beneficio fiscal por desconocimiento o falta de seguridad jurídica en su aplicación, dejando pasar una oportunidad de obtener importantes ahorros fiscales.

 

Se trata de un incentivo fiscal que ha sido objeto de recortes en los últimos años, pero que sigue siendo una vía muy interesante para promover e incentivar la inversión ambiental en las empresas.

 

Además, unas recientes e interesantes consultas de la Dirección General de Tributos confirman que en determinados casos existe la posibilidad de poder "recuperar" ahora el beneficio fiscal respecto de inversiones ya puestas en funcionamiento en años anteriores y sobre las cuales no se aplicó en su momento este beneficio fiscal, por ejemplo, por no haber obtenido la correspondiente certificación de convalidación medioambiental necesaria para aplicar el beneficio fiscal.

 

Para obtener dicho certificado de convalidación medioambiental es necesario solicitarlo ante el órgano competente, aportando toda una serie de documentación sobre la inversión realizada. Con ello se inicia la tramitación del correspondiente expediente y, si se ha aportado la documentación correcta y el órgano competente considera apta la inversión, concluirá la tramitación con la resolución favorable sobre la emisión de dicho certificado de convalidación.

 

Por tanto, si su empresa realizó inversiones en ejercicios anteriores que pudieran ser aptas para la aplicación de este beneficio fiscal, le recomendamos que se ponga en contacto con su asesor fiscal para verificar el cumplimiento de los requisitos exigidos por la normativa fiscal y preparar la documentación necesaria para obtener finalmente el certificado de convalidación medioambiental que le permita "recuperar" beneficios fiscales por inversiones realizadas en ejercicios anteriores.

 

Photo credit: kqedquest / Foter.com / CC BY-NC

Compartir: 
Noticias relacionadas