Dilma, la presidenta Roussef y el efecto Coriolis - Jaime Llopis

10 de enero de 2011

Se destaca a menudo de la Constitución brasileña de 1988 su espíritu omnicomprensivo, al punto de que hasta el día de toma de posesión del presidente de la República, de los gobernadores de los Estados y de los alcaldes está previsto

Compartir: 
Noticias relacionadas