Gig economy / On demand economy: encaje no uniforme de las relaciones laborales

14 de febrero de 2017

Por Rubén Agote y José María Martínez, Cuatrecasas

Por Rubén Agote y José María Martínez.

El pasado 2 de febrero, el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid desestimó la demanda interpuesta contra la compañía francesa Blablacar al considerar que dicha plataforma se limita a poner en contacto a particulares que quieren realizar un viaje juntos y compartir determinados gastos (para conocer más detalles del caso, ver este Post). Esta decisión, en la medida en que declara a la plataforma como intermediadora y no como prestadora de los servicios, entraría en conflicto con una eventual sentencia de la jurisdicción social que declarase al conductor como trabajador de Blablacar. La sentencia del Juzgado de lo Mercantil de Madrid contrasta en parte con los recientes pronunciamientos de los tribunales laborales de Reino Unido respecto de la denominada gig economy/ On demand economy.

 En octubre y enero pasados, sendos tribunales de empleo de Londres reconocieron la condición de “workers” a particulares que prestaban sus servicios a través de las plataformas Uber y CitySprint, respectivamente (para conocer más detalles del caso Uber, ver este Post).

(...) Continuar leyendo en Cuatrecasasblog.com

Compartir: 
Noticias relacionadas