Un juzgado de Palma declara improcedente el despido de Erik Larsen del RCD Mallorca

8 de junio de 2012

  • La sentencia declara no probados los supuestos comentarios realizados por el segundo entrenador de Michael Laudrup en el RCD Mallorca, en un medio de comunicación danés que causaron su inmediato despido por parte del Club el pasado septiembre.
  • El mismo fallo condena al RCD Mallorca a abonar una indemnización por la totalidad del salario que el técnico dejó de percibir hasta el final de temporada.
  • Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, a través de su oficina en Palma de Mallorca, ha llevado la defensa del jugador.

El Juzgado Social nº1 de Palma ha declarado improcedente la destitución del segundo entrenador del RCD Mallorca Erik Larsen, que tuvo lugar el pasado 26 de septiembre por parte del club de fútbol. La juez que ha enjuiciado el caso ha dictaminado que las presuntas declaraciones vertidas por el técnico en una publicación danesa son inexistentes ya que “no se practicó prueba alguna tendente a acreditar la veracidad, en cuanto a la efectiva realización por parte del actor, de las declaraciones aludidas”. Además, añade que “el hecho de que una determinada información aparezca publicada en un medio de comunicación no implica por sí la veracidad de la misma”. El fallo judicial también clarifica que en el supuesto de haberse producido tales declaraciones “tampoco se consideraría que (…) las mismas revistieran una gravedad suficiente para llevar aparejada la máxima sanción en el ordenamiento laboral, como es el despido disciplinario”.

Ante estos hechos el Real Mallorca tendrá que indemnizar a Erik Larsen con 113.069 de euros, que corresponden al sueldo que el técnico dejó de percibir hasta el final de la temporada al ser destituido de su cargo. Esta compensación supone la práctica totalidad de la cantidad que la defensa del entrenador demandó ante la improcedencia de su despido.

La defensa del caso la ha llevado la oficina de Palma de Mallorca de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, con la dirección técnica del abogado laboralista Javier Sola. “Estamos muy satisfechos con el resultado obtenido, que confirma la seriedad e intachable conducta observada por el Sr. Larsen durante su estancia en el Club. Por lo demás, se trata de una sentencia sólida y bien fundamentada, lo que a nuestro juicio dificultará su eventual impugnación por parte del Club condenado”, ha apuntado el letrado.

El fallo de la sentencia, emitida el pasado 29 de mayo, pero notificada ayer a las partes, resulta recurrible ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Baleares.

Compartir: 
Noticias relacionadas