Cuatrecasas, referente en innovación en Recursos Humanos

7 de noviembre de 2017

Un momento del acto en el auditorio del despacho Cuatrecasas

El despacho de abogados ha organizado el desayuno ‘Anticipando el futuro del trabajo’ para reflexionar sobre los retos del mercado laboral

El evento se encuadra dentro del programa de Employer Branding que ha puesto en marcha el despacho

Cuatrecasas ha organizado, en colaboración con Future for Work (FFWI) y PeopleMatters, el evento ‘Anticipando el futuro del trabajo’, en el que se ha reflexionado sobre el avance de los Recursos Humanos y las Relaciones Laborales en el actual contexto de transformación. Un evento que se enmarca dentro del programa de Employer Branding, un ambicioso programa, desarrollado de la mano de PeopleMatters, que persigue adaptar la estrategia laboral de la firma a la nueva realidad del mercado laboral.

En esta cita han participado; el director de RRHH de Cuatrecasas, Ignacio Escobar; la catedrática emérita de Filosofía, Moral y Política, Victoria Camps, el decano del IE Law School, Javier de Cendra; el socio de Laboral de Cuatrecasas, Valentín García; el socio fundador de Future for Work (FFWI), Santiago García, la directora de PeopleMatters, Miriam Aguado y el director del Instituto de Cuatrecasas de Estrategia Legal en RRHH, Guillermo Tena, como moderador.

El evento surge ante la necesidad de reflexionar sobre los nuevos perfiles profesionales que se están incorporando en los últimos años al mercado laboral. Las inquietudes de jóvenes titulados que año tras año se incorporan a la firma están cambiando, ya que estos nuevos licenciados en Derecho empiezan a sentirse más atraídos por trabajar en compañías como Google, Netflix o Microsoft que en un despacho de abogados.

Tal y como ha afirmado Santiago García, socio fundador de FFWI, “las empresas tienen que ser creativas y fomentar sistemas que ayuden a generar nuevas ideas y metodologías para atraer el talento. Es necesario agilizar las organizaciones con el uso de tecnologías como la inteligencia artificial”. En este sentido, nuestro socio de Laboral, Valentín García considera que es importante encontrar el camino adecuado hacia la regulación de estas nuevas tecnologías en materias, como por ejemplo, la protección de datos o el derecho a la desconexión, ámbitos que los que ya existen varias sentencias jurídicas que sirven de precedente.

Por su parte, Javier de Cendra, decano de IE Law School, asegura que “los graduados con mejores capacidades suelen preferir crear su propia empresa. El emprendimiento con base tecnológica es donde se producen los principales cambios laborales. En EEUU en 2010 había unas 10 firmas de este tipo y e en 2016 había cerca de 600. El mercado ya indica que este tipo de firmas con base disruptiva son más atractivas, multidisciplinares y las únicas capaces de atraer el talento”.

Ante esta realidad, Cuatrecasas, al igual que otras organizaciones, está comenzando a incorporar unas nuevas formas de trabajar que buscan encajar con estos jóvenes talentos, pero que al ser tan recientes no están del todo maduradas, tanto desde el punto de vista ético como legal. Tal y como ha explicado Ignacio Escobar: “Nuestra plantilla tiene una antigüedad de 10 años y una edad media de 37 años. Poseemos talento joven y eso nos lleva a incorporar metodología propia del mundo de las startups”.

Una práctica que también se ha puesto en marcha en universidades y escuelas de negocio, donde se están incorporando nuevos contenidos y esquemas formativos para preparar a sus estudiantes a desarrollar su futuro profesional. Así lo afirma la directora de PeopleMatters, Miriam Aguado, que considera que lo que está marcando el futuro del mercado laboral es la necesidad de aprendizaje continuo para adaptarse a estas nuevas tecnologías y formas de trabajo. “Actualmente se demandan perfiles STEM (acrónimo en inglés de science, technology, engineering y mathematics) con capacidades trasversales que ya empiezan a integrar la vertiente de las Humanidades como complemento necesario y fundamental”. En este sentido, según expone la catedrática emérita de Filosofía, Victoria Camps, “estas nuevas tecnologías no deben destruir empleos si no contribuir a crearlos. Es importante introducir la ética en las empresas como un valor diferencial para que, a pesar de esta revolución tecnológica, se siga poniendo el foco en el talento humano y sus perfiles profesionales”.

Un debate que ha demostrado que el incremento de la tecnología en los ámbitos laborales no sólo supone un reto para las organizaciones, que deben ser capaces de adaptarse a estos cambios, sino también para los profesionales que tienen que conocer cuáles son los perfiles que se demandan en el mercado para adaptarse y formarse en estas nuevas áreas laborales que surgen en las compañías.

 

Compartir: 
Noticias relacionadas