La inminente eliminación de las pérdidas en filiales y sucursales. Riesgos de doble imposición y efectos sobre la internacionalización

Madrid, 12 de diciembre de 2013

Agenda

La Ley 16/2013, de 29 de octubre, introduce, como novedad sustancial, la no deducibilidad del deterioro de participaciones, de las pérdidas de sucursales en el extranjero y, bajo ciertas circunstancias, de las obtenidas al transmitir inversiones en participadas.

Las nuevas medidas suponen un cambio sustancial sobre el marco fiscal aplicable a las inversiones en sociedades filiales. Además del efecto recaudatorio, es previsible que provoquen una reducción en la internacionalización de nuestras empresas, así como supuestos de doble imposición.

Creemos oportuno analizar en profundidad el alcance de las nuevas medidas de forma paralela a la revisión de los criterios de la Administración en relación con los deterioros no aplicados en ejercicios pasados. Además, aprovecharemos la ocasión para llevar a cabo un estudio de derecho comparado y comunitario que permita comprender en qué grado las nuevas medidas colocan a nuestras empresas en una situación comparable a las residentes en países vecinos o pueden conducir al traslado de las plataformas de inversión de grupos españoles a otras jurisdicciones.

Compartir: