Una nueva reforma de los acuerdos de refinanciación y otras medidas en tramitación para fomentar la financiación empresarial

Sevilla, 30 de abril de 2014

Agenda

En este desayuno abordaremos la reforma introducida por el Real Decreto-Ley 4/2014, de 7 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes en materia de refinanciación y reestructuración de deuda empresarial, publicado en el BOE n. º 58, de 8 de marzo, y que entró en vigor el día siguiente a su publicación.

Esta norma modifica sustancialmente el régimen de los acuerdos de refinanciación establecido en la Ley Concursal, clasificándolos en función del cumplimiento de distintos requisitos, alterando el régimen de revisión del plan de viabilidad que debe acompañarles y permitiendo, en determinadas circunstancias, que se extiendan a los acreedores disidentes con endeudamiento financiero obligaciones de espera de amplia duración, quitas ilimitadas, la conversión de sus créditos en capital (o en créditos o préstamos subordinados), o la cesión de bienes o derechos en pago de sus créditos. Igualmente, entre otras cuestiones, se modifican sustancialmente los efectos del concurso y de la comunicación del art. 5 bis de la Ley Concursal sobre las ejecuciones, se introducen determinadas medidas destinadas a favorecer la transformación de deuda en capital, se altera transitoriamente la clasificación concursal del fresh money concedido en el marco de un acuerdo de refinanciación, y se establecen determinadas previsiones destinadas, en principio, a mejorar la fiscalidad de acreedores y deudores intervinientes (en particular, respecto del Impuesto sobre Sociedades, por las eventuales rentas que se pueden generar en los supuestos de capitalización de créditos y en las quitas asociadas a estos procesos de refinanciación, y en cuanto al Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados que pudiera devengarse con motivo de estas últimas).

Asimismo, trataremos las diversas reformas normativas que se encuentran en tramitación destinadas al fomento de la financiación empresarial mediante la articulación de un conjunto de medidas tendentes, por un lado, a hacer más accesible y flexible la financiación bancaria a las pymes y, por otro, a avanzar en el desarrollo de medios alternativos de financiación, particularmente la financiación corporativa directa (p.ej. acceso a los mercados de capitales  —entre otras medidas, se posibilita la emisión de obligaciones u otros valores negociables a tipos sociales que no lo tenían permitido—, crowdfunding, o sociedades de capital riesgo y entidades de inversión colectiva de tipo c).

Compartir: