Universidades e investigación básica y aplicada: ¿es posible deducirse todo el IVA soportado?

Convivencia entre la universidad y el Impuesto sobre el Valor Añadido
Universidades e investigación básica y aplicada: ¿es posible deducirse todo el IVA soportado?
Ver documento
1 de enero de 2020
En la sociedad del conocimiento actual, a nadie se le escapa el papel fundamental que juega el sistema universitario. Es poco menos que imposible concebir en el mundo occidental un entramado social que prescinda de las universidades para crear, promover, fomentar y difundir el conocimiento. Sentada esta obviedad, no es menos cierto que ese importante papel no suele ir acompañado en España de la correspondiente dotación de los recursos públicos pertinentes, tema este que acompaña a la universidad pública desde tiempo inmemorial. A esta escasez de recursos se ha venido añadiendo el coste que el Impuesto sobre el Valor Añadido ("IVA") supone anualmente para las arcas de la universidad, ya de por sí no precisamente exuberantes. Este coste en concepto de IVA no es desdeñable, por lo que no está de más dedicarle unos minutos de reflexión.

En el presente recuadro vamos a hablar de la extraña convivencia entre la universidad y el IVA soportado, un matrimonio de conveniencia que en ocasiones deriva en agrias disputas. Por un lado, la universidad, la cual pretende liberar recursos económicos para los fines que le son propios; así, cuanto mayor IVA soportado sea deducible, mayores recursos se destinaran por la universidad a la educación superior y a la investigación. Y, por otro lado, la AEAT (Agencia Estatal de Administración Tributaria), Iógicamente empeñada en recaudar los tributes pertinentes para satisfacer las necesidades públicas, con independencia de que esos tributes recaigan sobre personas o entidades que, a su vez, sirven a fines públicos también. Estas posturas, Iógicamente contrapuestas, producen enfrentamientos y fricciones.
Esta es la historia (jurídica) de uno de esos enfrentamientos.

Fundación Conocimiento y Desarrollo (CYD), 2019.


Ver documento
1 de enero de 2020