Internacional | Stephen Curry y el registro de la marca “Night, night”

Si Stephen Curry logra el registro de la marca, ¿podrá mandar a dormir a quienes imiten su gesto “night, night”? 

Internacional | Stephen Curry y el registro de la marca “Night, night”
19 de septiembre de 2022

La capacidad de desmarcarse del oponente dista de ser una habilidad valorada únicamente en el terreno de juego. Más allá de las virtudes desplegadas en la cancha, el deporte encuentra en el mundo de las marcas y los patrocinios una de sus joyas de la corona, que fructifica en sustanciosos ingresos. Sin ir más lejos, los ingresos derivados de la marca “Jordan”, por ejemplo, alcanzaron los 4.700 millones de dólares en el 2021.

En este contexto, la empresa del jugador profesional de baloncesto Stephen Curry (cuatro veces campeón de la NBA), “SC30, Inc.”, presentó el pasado 26 de junio una solicitud de registro de la marca “Night, night”. Una frase que, en palabras de la estrella americana, nace de su pensamiento de mandar a dormir al rival a través de sus triples, y se materializa con el gesto de juntar las dos manos mientras apoya en ellas su cabeza en posición oblicua, invitando a sus contrincantes a disfrutar del dulce sueño.

Sentado lo anterior, cabe plantearse si, en caso de que se conceda el registro de la marca, quedaría vetada a otros deportistas la realización del famoso gesto (p. ej., a las selecciones nacionales de baloncesto de Lituania). Es decir, ¿estaría facultado Stephen Curry para prohibir a terceros imitar el ya célebre movimiento físico del “Night, night”?

Propiedad intelectual

En cuanto a la protección por derechos de autor cabe recordar el caso Carlton v. Fortnite, en el que el famoso actor Alfonso Ribeiro -primo de Will Smith en la serie con el del Prince of Bel Air- demandó a Fortnite por el supuesto plagio del famoso baile que inventó para su personaje. La US Copyright Office estableció en su Statement of Policy de 18 de junio de 2012 que “una selección, coordinación o arreglos de movimientos físicos” (como podría ser la secuencia de movimientos “Night, night” popularizada por Curry) no alcanzaría el nivel de originalidad exigido por la Ley de Copyright americana y, en consecuencia, no reuniría los requisitos necesarios para pedir su protección.

Desde un punto de vista de la normativa española de propiedad intelectual, para que el gesto corporal “Night, night” pudiera gozar de protección como obra, debería reunir los requisitos establecidos por la Ley de Propiedad Intelectual, en concreto, en su artículo 10. Así, debería tratarse de una creación original fruto del intelecto humano con capacidad de transmitir al espectador su propia impronta. Asimismo, dicha obra debería plasmarse en algún medio o soporte, ya sea físico o digital (p. ej., un videojuego). Desde el punto de vista de la altura creativa, el “Night, night” difícilmente podría alcanzar protección como obra. En caso contrario, el titular de dicha obra dispondría del monopolio sobre la representación de movimientos cotidianos, algo que podría suponer una limitación para que terceros ejecuten gestos comunes o incluso obstaculizaría el desarrollo de otras ramas artísticas, tales como la representación de una coreografía que utilice dicho movimiento. En sentido similar cabe recordar la sentencia del Tribunal Supremo, que niega la protección de las faenas taurinas por derechos de autor.

Protección como marca

Ahora bien, lo que sí gozaría de protección, en caso de obtener el registro, sería el uso de la marca “Night, night” en un contexto de comercialización y distribución de productos o prestación de servicios que incluyan dicha expresión. En particular, se prevé que el registro de la mencionada marca se enmarque en la explotación del sector del calzado y la ropa (clase n.º 25 de la Clasificación de Niza). No obstante, dicha marca podría ser utilizada también en hasta 35 categorías diferentes, incluyendo productos como ropa de cama, bebidas alcohólicas o guantes de boxeo.

En definitiva, si se acaba registrando la marca, cualquier baloncestista virtuoso podrá mandar a dormir gestualmente a sus rivales sin encontrarse con una demanda por infracción de derechos de propiedad intelectual tras el pitido final del encuentro. No obstante, ningún tercero podrá usar la marca registrada, en el tráfico económico, de cualquier signo idéntico o similar en relación con productos o servicios idénticos o similares a aquellos concedidos en el registro, sin el consentimiento de Curry en el ámbito geográfico para el que haya obtenido la protección.

Lo que queda claro en esta historia es que uno de los jugadores más letales desde la línea de 6,75 no quiere recibir ningún triple en el campeonato de las marcas.

19 de septiembre de 2022