UE | Nuevos pasos en IA: aprobación del informe sobre Inteligencia Artificial en la Era Digital

El Parlamento Europeo aprueba el informe del Comité Especial en Inteligencia Artificial en la Era Digital 

UE | Nuevos pasos en IA: aprobación del informe sobre Inteligencia Artificial en la Era Digital
17 de mayo de 2022

El pasado 3 de mayo 2022 el Parlamento Europeo (“PE”) aprobó el informe final sobre la Inteligencia Artificial (“IA”) en la era digital, promovido por el eurodiputado alemán Axel Voss, con una amplia mayoría (495 a favor, 34 en contra, 102 abstenciones).

Este informe ha sido emitido por el Comité Especial en Inteligencia Artificial en la Era Digital (en sus siglas en inglés, AIDA), que tiene como objetivo analizar el impacto futuro de la IA para establecer una hoja de ruta de la Unión Europea (“UE”) sobre la IA y los objetivos comunes de la UE a medio y largo plazo. Precisamente, el Comité Especial AIDA tiene como propósitos: (i) estudiar el impacto y los retos del despliegue de la IA en la economía de la Unión (informe resumen sobre estudios recientes del Comité Especial AIDA); (ii) identificar los objetivos y retos comunes planteados por el despliegue de la IA; (iii) analizar el enfoque de terceros países en relación con la IA; y (iv) proponer recomendaciones sobre las mejores formas de avanzar.

El documento finalmente aprobado se estructura en 5 apartados: (i) introducción; (ii) posibles oportunidades, riesgos y obstáculos en el uso de la IA: seis estudios de caso examinados por AIDA (sobre el impacto de la IA en la salud, el Pacto Verde Europeo o Green Deal, la competitividad, el futuro de la democracia y el mercado laboral, la política exterior y la seguridad de la IA); (iii) el lugar de la UE en la competencia mundial de la IA; (iv) la hoja de ruta para que la UE se convierta en líder mundial; y (v) una conclusión final, con un llamamiento urgente a la acción.

Como punto de partida, el informe destaca que nos encontramos al comienzo de una cuarta revolución industrial en la que se combina el acceso a grandes cantidades de datos o big data y la capacidad computacional y algoritmos, para lo cual han de establecerse normas claras que promuevan un enfoque de la IA centrado en el ser humano, fiable e integrador, basado en los derechos fundamentales, que gestione los riesgos y aproveche, al mismo tiempo, sus beneficios. El informe asevera que no actuar a nivel legislativo representaría una amenaza para el poder geopolítico y la prosperidad económica europea, así como un menoscabo para la seguridad, la desinformación, la monitorización o videovigilancia masiva, y el scoring social, entre otros. De hecho, según el estudio, ser una potencia mundial a día de hoy significa ser un líder en IA.

Asimismo, basándose en el análisis sobre el lugar que ocupa la UE en el campo de batalla por la competencia mundial de la IA, el informe pone de manifiesto varias deficiencias como la falta de acceso a datos de alta calidad, la falta de reglas y normas armonizadas, la elevada carga reglamentaria y la falta de financiación, investigación, competencias e infraestructuras para la IA, reconociendo el riesgo de Europa frente a las economías de Estados Unidos y China que actualmente representan la vanguardia en esta carrera por el liderazgo en IA.

Para revertir esta situación, el informe propone más de 150 recomendaciones políticas sobre gobernanza, intercambio de datos, infraestructura digital, inversión, competencias, sanidad electrónica, gobernanza electrónica, industria y seguridad, haciendo especial hincapié en la necesidad de desarrollar una regulación flexible, basada en principios, neutra desde el punto de vista tecnológico y proporcionada, adoptando un enfoque basado en los derechos fundamentales que gestione los riesgos cuando sea apropiado y evite cargas administrativas adicionales para las PYMEs, startups, la academia y la investigación. A su vez, se subraya la relevancia de lograr un alto grado de seguridad jurídica, dotando de criterios de aplicabilidad, definiciones y obligaciones sólidas, a todas las normas relativas a la venta, el uso o el desarrollo de las tecnologías de la IA. Sin obviar la necesidad de impulsar un fuerte despliegue de la banda ancha, la fibra, los nodos de proximidad y la 5G, priorizando tecnologías emergentes clave como la computación cuántica.

A modo de conclusión, entre otras muchas cuestiones, el informe destaca que la IA puede ser una poderosa herramienta digital y un cambio de juego en muchos aspectos importantes (p. ej., ofrecer productos y servicios innovadores, aumentando las posibilidades de elección de los consumidores y haciendo que los procesos de producción sean más eficientes), si bien las tecnologías de la IA también conllevan, entre otros, el riesgo de reducir y sustituir la acción y la autonomía humana o ampliar sesgos discriminatorios hacia colectivos vulnerables.

En definitiva, la UE se presenta en el tablero de juego de la IA con el potencial de configurar el debate internacional y contribuir al desarrollo de reglas y normas globales, promoviendo un enfoque de la IA centrado en el ser humano, fiable y sostenible, en plena consonancia con los derechos fundamentales. Para ello, se requiere una acción rápida. En consecuencia, el informe insta a las instituciones europeas a acordar pronto una estrategia y un marco normativo conjuntos en materia de IA, coordinándose y cooperando con socios democráticos afines.

La idea de este informe es complementar otras iniciativas legislativas y no legislativas en este ámbito, incluida la propuesta de la Comisión de regulación sobre el futuro marco normativo de los sistemas de IA, sobre el que ya se ha hablado en otras ocasiones en este blog, propuesta que sigue en debate del Parlamento Europeo y el Consejo y que cada vez está más cerca de ser aprobada. Seguiremos atentos al rápido desarrollo de esta normativa.

17 de mayo de 2022