Internacional | Rusia contra la propiedad intelectual e industrial de los “países hostiles”

Rusia autoriza, sin ningún tipo de compensación, el uso de derechos de propiedad intelectual e industrial cuyos titulares sean de “países hostiles”
Internacional | Rusia contra la propiedad intelectual e industrial de los “países hostiles”
21 de junio de 2022

El pasado 24 de febrero de 2022, las fuerzas militares rusas procedieron a la invasión de Ucrania. Más allá de las consecuencias sociales que este episodio bélico está causando, la invasión rusa de Ucrania ha tenido (y sigue teniendo) un impacto innegable a nivel económico y geopolítico en el mundo entero.

Tras el estallido de la guerra, múltiples países y organizaciones han condenado los actos rusos e impuesto importantes sanciones contra el Kremlin. Asimismo, a nivel privado, compañías mundialmente conocidas como McDonald’s, Coca-Cola, Starbucks, o la española Inditex, han suspendido sus negocios en el país y cerrado todos sus establecimientos.

En este contexto, entre las diferentes acciones tomadas por los Estados, la oficina estadounidense de patentes y marcas (“U.S. Patent and Trademark Office”) y la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea decidieron paralizar sus trabajos con su equivalente ruso, la “Rospatent”. Sin embargo, como represalia frente a esta decisión y a las sanciones económicas impuestas por varios países, Rusia aprobó un Decreto modificando el régimen de licencias obligatorias respecto a ciertos derechos de propiedad industrial.

Con anterioridad a la reforma, el artículo 1360 de la Parte Cuarta del Código Civil Ruso establecía que, en caso de emergencia relacionada con la defensa y la seguridad del Estado o la protección de la vida y la salud de los ciudadanos, la Federación Rusa podía autorizar el uso de una invención patentada, modelo de utilidad o diseño industrial sin el consentimiento del titular de los derechos. En cualquier caso, la disposición original expresamente establecía que, en estos supuestos, el titular del derecho de propiedad industrial debía ser notificado de forma inmediata y debía recibir una compensación adecuada.

Cabe señalar que la figura de las licencias obligatorias se regula en términos similares en las normativas de propiedad industrial de múltiples países, debiendo observar una serie de salvaguardas de conformidad con lo que dispone el artículo 31 del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio.

Concretamente, en el ordenamiento jurídico español, el régimen de licencias obligatorias se establece en el Título IX de la Ley 24/2015 de 24 de julio, de Patentes. Así, entre otros supuestos, el artículo 91 de la Ley de Patentes prevé que podrán concederse licencias obligatorias sobre una determinada patente ante la falta o insuficiencia de explotación de la invención patentada, por motivos de interés público o para la fabricación de productos farmacéuticos destinados a la exportación a países con problemas de salud pública. Además, al regular las características de estas licencias obligatorias, el artículo 100 de la Ley de Patentes también regula expresamente que “La licencia llevará aparejada una remuneración adecuada según las circunstancias propias de cada caso, habida cuenta de la importancia económica de la invención”.

Sin embargo, volviendo a la situación en Rusia, tras la reciente modificación del Código Civil Ruso, no deberá pagarse ninguna compensación por el uso de esos derechos de propiedad industrial a los titulares que provengan o tengan nexos con “países hostiles”. Debe tenerse en cuenta que la lista de “países hostiles” del Gobierno ruso incluye a todos aquellos países que han condenado o impuesto sanciones a Rusia, incluyendo a Estados Unidos, Canadá, Australia, Suiza, Noruega, Inglaterra y a los 27 países miembros de la Unión Europea, entre otros.

Esta modificación implica que cualquier particular o profesional ruso podrá hacer uso de patentes u otros derechos de propiedad industrial que gocen de protección en el país, cuyo titular provenga o tenga nexos con alguno de los 48 países designados como “países hostiles”, sin tener que compensar al titular de los derechos, ni tan siquiera tener que indemnizar por los daños y perjuicios que puedan derivarse de la infracción. Cabe señalar que el Decreto, expresamente, tan solo permite el uso no consentido de invenciones, modelos de utilidad y diseños industriales, sin embargo, como comentaremos a continuación, estas infracciones se han extendido a otros derechos de propiedad industrial e intelectual.

A modo de ejemplo, en septiembre de 2021 la empresa Entertainment One UK Ltd., propietaria de los derechos de explotación de Peppa Pig, inició un procedimiento contra una empresa rusa por infracción de derechos de propiedad intelectual. Ante esto, los tribunales rusos declararon a finales de marzo de 2022 que las empresas rusas podrán utilizar el dibujo animado de Peppa Pig sin necesidad de obtener el consentimiento del titular ni pagar ningún tipo de compensación ni royalty al titular de los derechos, por proceder este de uno de los países declarado como “hostiles”.

Por otro lado, también se han presentado diversas solicitudes de marcas con claras y evidentes similitudes a marcas registradas previamente cuya titularidad corresponde a empresas o particulares de “países hostiles”.  Entre otras, encontramos la solicitud de marca “Uncle Vanya”, un establecimiento de comida rápida ruso, que replica el logo de McDonald’s (en su combinación de colores roja y amarilla y la M, girada 90 grados a la derecha y con una raya que hace que simule una “B”), y que se presentó tres días después de que McDonald’s anunciase su retirada del mercado ruso.

En los futuros meses veremos las implicaciones que estas acciones pueden tener. Desde este blog seguiremos informando sobre cualquier actualización en este asunto. 

21 de junio de 2022